Reseña y análisis de María Ortega Amusco

Podría empezar diciendo que Felipe Reyes Guindo es un chico completamente normal (o, al menos, él lo intenta), que nació un 14 de abril de 1993 en La Zubia, Granada, apasionado por el fútbol y esquiador ocasional.
Pero yo no lo conocía.
Podría comenzar también diciendo que, por hache o por be, la filología árabe nunca se le dio del todo bien; pero no le importaba mucho.
Pero ahí apenas sabía que existía.
También podría hablar de su evolución estética desde los primeros garabatos en servilletas de papel hasta su futuro premio nobel que recibirá con 82 años.
Pero quién sabe, a lo mejor no estoy allí para verlo. Sigue leyendo